Dí adiós al pañal ¡Comienza el control de esfínteres!

Alrededor de los dos años de edad se inicia el período en el que los niños comienzan a estar preparados para retirar el pañal de su rutina. Hoy desde The Little One & U os ofrecemos unas sencillas pautas para conseguir el hábito de control de esfínteres ¡y dar un paso más en su crecimiento!

orinal-evolutivo

¿Qué debemos tener en cuenta para comenzar con la retirada del pañal?

-       La maduración fisiológica y motriz del pequeño, es decir, la capacidad para retener la orina durante un tiempo prolongado.

-       Un nivel de desarrollo motor adecuado que le permita usar el orinal.

-       Capacidad para diferenciar cuando está mojado o seco y saber comunicarlo de alguna forma.

Cuando el niño haya alcanzado este nivel madurativo, ¡estará listo para comenzar a utilizar el orinal!

Nuestra psicóloga Teresa Hernández ha recopilado unas pautas que os servirán de gran ayuda en este proceso:

  1. Introducir el orinal poco a poco. Primero como objeto que se puede explorar, en función de la respuesta del pequeño se le puede indicar que empiece a sentarse. En estos pequeños acercamientos siempre reforzarle y felicitarle por haber conseguido permanecer sentado. Podemos animarle e ir introduciendo el tema: “es hora de hacer pipí” “todos vamos al baño”…
  2. Debemos estar atentos a las señales del niño (bailoteo, tocarse el pantalón…) para llevarle al baño. Cuando inicie estos movimientos, llamarle la atención para que se dé cuenta de ello: “Me parece que tienes ganas de hacer pis ahora”.
  3. Ir proponiéndole intentos: “¿Quieres sentarte un rato en el orinal a ver si haces pipí?” En el caso de que cuando se siente logre hacer algo, hay que felicitarle sin manifestaciones excesivas, para que el pequeño integre que es algo normal. Si no, no pasa nada, se le puede decir “otro día lo harás en el orinal como los niños mayores”.
  4.  Es preferible comenzar a habituarle al uso del orinal justo después de las comidas, ya que es más probable que tenga éxito.
  5.  Poner al niño ropa fácil de quitar. Al principio avisará y no le dará tiempo a llegar, poco a poco irá controlando la espera pero igualmente hay que felicitarle por el intento.

Lo crucial en este proceso es reforzar y felicitar al niño en los logros que va consiguiendo, debemos evitar regañarle cuando hay escapes, ridiculizarlo o compararlo con otros niños “más adelantados”.

Recordad que cada niño sigue su propio ritmo, se debe abordar esta tarea con tranquilidad, el niño debe comprender la situación y lo que sus papás esperan de él. No debemos tener prisa en la adquisición de hábitos, presionarle sólo nos conducirá a la frustración del pequeño. ¡Y si estas pautas se os han quedado cortas podeis preguntarme cuantas dudas tengáis!

 Teresa Hernández

Deja un comentario