Cómo vencer los terrores nocturnos

Hoy en The Little One & U nuestra psicóloga Sandra García nos habla sobre los terrores nocturnos que pueden sufrir nuestros pequeños y nos ayuda a definir pauta para saber cómo superarlos.

terrores

¿Qué son los terrores nocturnos?

Es un trastorno del sueño, que provoca reacciones de temor durante la noche, muy llamativo ya que el niño se encuentra dormido y de repente se sienta en la cama y grita. El niño presenta llanto brusco e inesperado, con una expresión de miedo intenso en la cara, respiración agitada, sudores, agitación motora y ocasionalmente con movimientos repetitivos.

Resulta muy difícil despertarlo ya que se encuentra inmerso en un sueño profundo y, si se consigue, el niño está confuso y desorientado. Lo más habitual es que nuestro hijo no se llegue a despertar del todo y a la mañana siguiente no tenga ningún recuerdo del episodio.

¿Cuándo aparecen dichos miedos?

Es a partir de los 2-3 años cuando podemos notar que nuestro pequeño tiene terrores nocturnos y estos irán disminuyendo hasta llegar a la adolescencia.

¿Cuándo suelen producirse?

Lo más común es que sucedan entra la primera y la tercera hora de sueño de nuestro hijo.

¿Cuáles son sus causas?

Existen diversas causas que pueden provocar estos terrores nocturnos:

  • Una de ellas apunta a que podrían estar provocados por una hiperactivación del Sistema Nervioso Central durante el sueño. Esto puede ser debido a una inmadurez de este sistema, lo que apunta a que estos miedos tenderían a desaparecer con la edad.
  • También pueden existir causas genéticas ya que en ocasiones nos encontramos que otro miembro más de la familia ha podido pasar por esta misma situación u otro trastorno del sueño diferente como por ejemplo sonambulismo.
  • No solo se ha relacionado con causas genéticas sino también con factores ambientales, tales como problemas en la escuela o en el ámbito familiar, momentos de estrés, ansiedad o mayor vulnerabilidad del niño.

¿Cómo debemos actuar si nuestro pequeño tiene terrores nocturnos?

1. En primer lugar, no debemos alarmarnos, como había comentando anteriormente, estos terrores en la mayoría de los casos van disminuyendo hasta llegar a la adolescencia.
2. Debemos vigilar al niño para que no se caiga de la cama o tenga algún accidente, sin intentar despertarle. Al cabo de 5-10 minutos el episodio desaparecerá espontáneamente y el niño volverá a dormirse.
3. Los padres deben regularizar los horarios del pequeño: la hora de acostarse y de levantarse.
4. Observar a nuestro pequeño en los distintos entornos en los que se encuentra (escuela, hogar) ya que pueden existir problemas en alguno de los distintos ámbitos, lo cuál, puede estar aumentando la tensión del pequeño.
5. Puede ayudarnos la relajación, poner a nuestro hijo música relajante antes de acostarse le ayudará a liberar tensiones y ansiedades que pueda tener.

Además de todas estas pautas, si vuestro hijo sufre terrores nocturnos y tenéis alguna pregunta no dudéis en escribirnos, nuestro equipo de psicólogas os contestará lo antes posible.

Sandra García

Deja un comentario